Meditación con Velas

A diferencia de las meditaciones tradicionales que se hacen con los ojos cerrados, concentrándose en el interior, la meditación con velas se hace con los ojos abiertos.

La meditación con velas utiliza la técnica de trataka, en la que la persona se concentra en un pequeño punto u objeto. Algunas personas encuentran este tipo de meditación más fácil. Dicen que concentrarse en un objeto físico ayuda a dejar ir los pensamientos.

A otros les resulta más difícil esta meditación, precisamente porque tienen que mantener los ojos abiertos y concentrados en la llama de la vela, sin parpadear. Pero no es nada que un poco de práctica no pueda resolver. Gradualmente se sentirá más cómodo con este tipo de meditación y logrará fantásticos beneficios como la mejora de la concentración.

Si practicas la meditación tradicional pero no puedes vaciar tu mente, prueba a meditar con la vela y mira si tienes más resultados.

Cómo hacer la meditación con velas

A continuación te explicamos cada uno de los pasos para que aprendas a meditar:

Paso 1

Prepara el espacio en el que meditarás, dejándolo con poca iluminación y una temperatura agradable.

Para ello, apague las luces o cierre las persianas. Use ropa cómoda. Y si hace frío, usa una manta para calentarte durante la meditación.

Paso 2

Piensa en dónde te sentarás. Puede ser en tu silla favorita, en el sofá o en el suelo con las piernas cruzadas. Idealmente, debería ser un lugar donde se sienta cómodo en una postura recta.

Paso 3

Encienda una vela y colóquela en un lugar que esté a la altura de sus ojos, o ligeramente por debajo.

También es importante que la vela esté a una distancia de 50 cm de ti para que no parezca demasiado brillante.

Paso 4

Siéntese derecho en el lugar que ha preparado para esto y haga una meditación tradicional inicialmente. Concéntrese en su respiración hasta que se vuelva constante.

Paso 5

Ahora, abre los ojos y mira la vela. Descansa tu mirada en medio de la llama, justo encima de la punta de la mecha.

Mantenga los párpados un poco más abiertos de lo normal e intente no parpadear o ver borroso durante el mayor tiempo posible.

Paso 6

Permita que la imagen de la llama ocupe toda su mente. Al principio, tu mente comenzará a divagar. Agradece los pensamientos que tienes y déjalos ir. Entonces, presta atención a la vela.

Para ayudarte a enfocar la llama, imagina que cuando inspiras, la luz de la vela entra por tu nariz. Y cuando exhalas, esa misma luz sale por tu boca.

Siente la sensación de pureza y claridad que viene de la vela e impregna tu cuerpo y tu mente.

Paso 7

Después de completar la meditación con velas, acuéstese durante 5 minutos con los ojos cerrados, mientras permite que su cuerpo y su mente vuelvan a la Tierra.

Meditar con velas

Profundizando en la meditación de las velas

Haciendo frecuentemente la meditación de la vela, comenzarás a sumergirte profundamente en la llama y algo increíble te sucederá: tu visión periférica desaparecerá gradualmente, hasta que no tengas conciencia visual de nada más que la llama de la vela.

Como resultado, parecerá que no hay distancia entre usted y la llama. Así, tú y la llama se convierten en uno.

Esto se debe a que la razón por la que puedes ver es que tu cerebro procesa las señales enviadas por los nervios ópticos de tus ojos. A medida que progresas en la meditación con velas, tu cerebro comienza a dejar de procesar esas señales.

Como sus ojos no se mueven, deja de proporcionar información para que el cerebro la procese porque no hay nuevas imágenes que enviar. Por eso tu visión periférica comienza a desaparecer.

Es importante que entiendas este proceso para que cuando ocurra durante la meditación, sepas que es perfectamente normal y seguro.

Sin embargo, para lograr esta profunda experiencia, se necesita tanto la quietud física de los ojos como la mental.

Tan pronto como mueva los ojos, su cerebro se inundará de nuevo con nueva información sensorial y volverá a ver todo lo que le rodea.

La técnica de Trataka

Trataka es una técnica de fijación de ojos yóguica en la que se mantiene la mirada fija en un objeto que puede ser externo, interno o contemplativo durante la meditación.

Esta técnica abre el camino para una meditación más profunda y ayuda con los avances espirituales.

Debido a que se realiza con los ojos abiertos, esta meditación es genial para aquellos que tienen problemas para vaciar su mente. Centrarse en un objeto físico puede ayudar a evitar que la mente deambule.

Beneficios

La meditación de la vela trae muchos beneficios a nuestra vida:

  • Recupera la energía desperdiciada durante el día y te lleva a un ambiente de paz mental;
  • Aumenta tu memoria;
  • Mejora la concentración, la conciencia y el enfoque;
  • Purifica y vigoriza la mente;
  • Limpia tus ojos;
  • Erradica todas las enfermedades de los ojos, la fatiga y la pereza;
  • Equilibra el sistema nervioso y alivia la depresión, la ansiedad y el insomnio;
  • Puede ayudar a desarrollar sus dones de clarividencia y visión interior.
  • El color de la vela usada en esta meditación también influirá en los tipos de beneficios que obtendrás, ya que cada color tiene una energía diferente.

Por ejemplo, la vela blanca está destinada a la claridad de la visión, la amarilla aumenta la confianza en sí mismo, la naranja ayuda a sobrevivir a una pérdida y así sucesivamente.

Comprueba el significado de cada color de vela y cuando medites, elige la vela en función de lo que quieras conseguir.

Helen Garcia

Desde pequeña siempre me sentí atraída por ayudar a las personas a tener una estabilidad emocional. Me gusta escribir todo tipo de artículos relacionados con el bienestar.

Deja un comentario